“Enhorabuena si no necesitas esa bofetada de la vida para concentrarte en lo que realmente deseas…”

“Enhorabuena si no necesitas esa bofetada de la vida para concentrarte en lo que realmente deseas…”

Enhorabuena porque no son muchos. La experiencia y el comportamiento humano en general revelan que lo más probable es que sí vas a necesitar una, sobre todo de camino hacia tus objetivos y verdaderas prioridades en la vida. Espero, sin embargo, hacerte reflexionar a tiempo con este artículo. Y con ello ahorrarte unas cuantas bofetadas.

Para comenzar, vamos a analizar brevemente tu status quo con respecto a tus prioridades con tres preguntas muy sencillas:

  1. ¿Te arrepientes frecuentemente de no haber comenzado con algún negocio, hobby, proyecto hace algunos meses o años atrás?
  2. ¿Te preguntas seguido si lo que haces realmente tiene sentido? O en otras palabras, hay un gran gap entre lo que eres/haces y lo que te gustaría ser/hacer?
  3. ¿Se te pasa la semana volando y te das cuenta que al final sólo te concentraste en urgencias que no eran realmente importantes o que no tenían nada que ver con tus verdaderas prioridades?

Si has contestado con un sí a una o más de las preguntas no estás solo. Y la verdad, quizá no sea tan grave… desde la perspectiva de hoy. Desde la perspectiva más amplia, cuando ya hablamos de un plan de vida, desde la trascendencia y el sentido de tu vida, cobra una gran importancia.

Nos pasa a la mayoría. En un día común trabajamos, contestamos emails, leemos noticias, atendemos urgencias del trabajo, convivimos un poco con los que queremos y habrá alguno que otro que todavía tenga energía y tiempo para lograr algo más. Intentamos ser eficientes (hacer lo que más podamos con los pocos recursos que tenemos) pero podemos llegar a ser muy poco eficaces (hacer las cosas que verdaderamente importan), sobre todo en cuanto a nuestras propias y verdaderas prioridades.

Lo sé, el día a día puede llegar a ser una jungla de urgencias.. y sin embargo en muchos casos lo que hacemos carece de verdadera importancia. ¿Qué importancia le das del uno al cinco a tus prioridades de vida? A esos sueños que te hacen sentir bien, a lo que verdaderamente te llena.

Lo que hace falta a veces es una perspectiva diferente. Lo que hacemos día a día puede parecer tan insignificante si lo vemos desde lejos, por ejemplo, al imaginarnos en nuestro propio funeral. ¿Qué van a decir tus mejores amigos y tu familia de ti en ese momento? ¿Te lo puedes imaginar? ¿Qué te gustaría que contaran de ti?

Volviendo al presente.. ¿Cuál es la verdadera urgencia que tienes por alcanzar esos objetivos y sueños que te hacen sentir bien, que te llenan con solo pensar en la remota posibilidad de lograrlos? ¿Y qué esperas entonces!?

Hablemos de un caso práctico y muy conocido: los fumadores que no quieren fumar pero que no pueden dejar de fumar.
Aquí las palabras clave son temporalidad y probabilidad. El placer presente (además de la adicción) es simplemente demasiado grande comparado con el posible sufrimiento que pueda traer una enfermedad por fumar durante muchos años. Este escenario medio gris pero también sólo con una cierta probabilidad queda tan lejos en el futuro que rara vez se toma como un argumento para dejar de fumar.

¿Pero qué pasaría por ejemplo si cada vez que un fumador enciende un cigarro, alguien le da una bofetada de esas de que no se olvidan tan fácil? Algo así como perder un poco de vida y vitalidad en cada bofetada. Por lo menos lo pensarían dos veces antes de encender el siguiente cigarro. ¿La pregunta es si vas a necesitar esa bofetada de la vida? Fumar es sólo un ejemplo, pero que me dices de esas cosas que dejas ahí a un lado esperando pero que tienen más importancia que la mayoría de las cosas que haces durante el día?

Pasemos al siguiente nivel.

Es igualmente conocido que las personas que pasan por una experiencia que les marca, cambian radicalmente de prioridades. Lo es en experiencias límite como por ejemplo enfermedades graves, accidentes, cuando perdemos a alguien que queremos, en fin, en definitiva cuando algo grave ha pasado. De un momento a otro las cosas son tan claras.

A mí me paso temprano en la vida y lo agradezco porque me cambió la vida. Pero para llegar a ese punto tuvo que morir uno de mis mejores amigos. De un momento a otro me daba cuenta del tiempo que había perdido y las grandes oportunidades que tenía por delante.
¿Tenemos que pasar todos por una experiencia tan horrible para volver a barajar nuestras prioridades? Claro que no.

Las personas en general, tendemos a encontrar una conexión con nuestras prioridades en dos situaciones. La primera es en situaciones límite como las que ya expliqué y la segunda es con la reflexión, al estar presente y darse cuenta.
Si, la segunda opción es claramente por las buenas. Pero no siempre es fácil. Por eso es importante que te des la oportunidad y el permiso para reflexionar sobre tus prioridades y además un empujón para comenzar.

Aquí te dejo algunas recomendaciones para que sea más fácil conectar con tus prioridades:

  1. Date cuenta de tu presente y amplía tu temporalidad. No dejes que te lleve la inercia diaria con las miles de cosas insignificantes. Detente y reflexiona sobre tus verdaderas prioridades.
  2. El tiempo o más bien, la falta de tiempo es la mejor excusa para no comenzar a trabajar en tus sueños y prioridades. La solución: Manda el balance trabajo-vida personal temporalmente por la borda. Si quieres lograr algo importante para ti y para las personas que son importantes para ti, algunas veces te tendrás que estirar y salir de la zona de confort. Tim Ferris lo expresa de la siguiente forma: Para las cosas más importantes el momento nunca es el adecuado. Las condiciones nunca son perfectas.
  3. Date permiso para fastidiarla – libérate especialmente de los posibles fracasos (los que sólo suceden en nuestra mente) pero también de los fracasos verdaderos. Te quitarás un gran peso de encima y removerás obstáculos de camino a tus objetivos.
  4. Es normal tener altos y bajos en el camino. La rutina y los quehaceres diarios te pueden llegar a absorber y en algunas ocasiones puedes llegar a ver tus objetivos, prioridades o sueños como algo inalcanzable. Por eso, te recomiendo que no desaproveches esos momentos de inspiración y en los que tengas suficiente energía. En esos momentos.. “manos a la obra”. Aprovecha ese estado de energía para desencadenar cosas para los siguientes días y semanas. Ese es el momento para hacer las llamadas necesarias, para ir a hablar con esa persona, etc.. Tú otro yo, el que a veces puede estar sumergido en los quehaceres diarios se encontrará con que alguien ha comenzado a trabajar por él y eso le dará más ánimos para seguir adelante.
  5. Cuidado con tus miedos y dudas cuando te puedan estar deteniendo de tomar acción. En el libro de Mindfulness de Mark Williams y Danny Penman mencionan un ejemplo en el que las gacelas huyen aterrorizadas de un leopardo en la sabana africana. Sin embargo, tan pronto y como el peligro ha pasado, algo en los cerebros de las gacelas que dio la alarma, se apaga tan pronto como el peligro ha pasado y la gacela vuelve a la normalidad. Sin embargo en las personas este no es el caso. Cuando tenemos preocupaciones, miedos o dudas, podemos llegar a caer en una espiral negativa de pensamientos y emociones y lo que puede comenzar con un pensamiento, nos puede llevar a detenernos por miedo o por tener dudas. En el coaching estamos convencidos de que no hay emociones negativas, incluyendo el miedo, pero si pueden haber comportamientos negativos. No dejes que tu miedo o tus dudas te detengan.
  6. Cuando te sientas durante días absorbido por urgencias de poca importancia y pienses que estás perdiendo el control, haz una pausa y pregúntate: ¿Que haría si supiera que me voy a morir en 6 meses?

Bueno, y si sólo te vas a llevar uno, que sea el 3! Arriesga y cuando lo fastidies aprende, sonríe y vuélvelo a intentar.

Y si algún día nos encontramos en el camino espero que puedas decir no a las tres preguntas y que ya estés trabajando en tus verdaderas prioridades.

Hasta la próxima!

Gabriel F.

*****************
Síguenos! Presiona en los siguientes enlaces!!
Twitter
Facebook
Linkedin

Te acompañamos y retamos en tu trasformación y crecimiento ¿Hablamos?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR